El compromiso universal de la medicina veterinaria está bien descrito en esta frase atribuida al doctor Luis Pasteur (1822-1895): “La medicina cura al hombre, la veterinaria cura a la humanidad”.

La Medicina Veterinaria es una profesión tricentenaria, con 306 años de existencia en el mundo, desde que Claude Bourgelat fundó la Primera Escuela Veterinaria, en Lyon, Francia, el 11 de noviembre de 1712. En Colombia su historia es un poco más reciente, pero no por ello menos trascendental e importante, ya en el país tiene una historia de 133 años de evolución, crecimiento y aportes a la salud, bienestar, nutrición y control de enfermedades, siendo su actuar profesional provechoso para los hombres y los animales.

El nacimiento de la profesión en Colombia fue producto de la necesidad de conocer las enfermedades de los animales en el país y garantizar la salud de los mismos.

Fue el doctor Claude Véricel, egresado de la Universidad de Lyon, Francia, quien llegó alpaís el 12 de junio de 1884 y fundó en 1885 una escuela de Medicina Veterinaria. Y desde entonces la profesión se ha venido posicionando, aportando al país y velando por la salud del ser humano y de los animales de granja y de compañía.

Con el correr del tiempo la profesión sintió la necesidad de ser reglamentada y gracias a ello, como producto de la legislación que la vigila y controla, podemos compartir lo siguiente:

Acorde con la ley, son los médicos veterinarios, matriculados ante el Consejo Profesional, los únicos profesionales autorizados en Colombia para realizar actuaciones médicas en un animal, o grupo de animales; estos actos médicos incluyen entre otros:

  • Vacunación
  • Valoración clínica
  • Procedimientos quirúrgicos
  • Formulación y administraciones de medicamentos

y en general cualquier tipo de atención médica en un animal, o población de los mismos (artículo 3 de la Ley 073 de 1985). Esta misma ley en su artículo 7º crea el Consejo Profesional de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de Colombia, que es el órgano rector del ejercicio legal de estas profesiones en el país.

Asimismo, se expidió la Ley 576 de 2000, en la que se dicta el código de ética de las profesiones de las ciencias animales y se crea el Tribunal Nacional de Ética Profesional.

Bajo este marco legal también fueron reconocidas las asociaciones, que son las que le dan el cuerpo científico, técnico y gremial a la profesión. Estas son: Asociación Colombiana de Médicos Veterinarios y Zootecnistas (Acovez), Asociación Colombiana de Médicos Veterinarios (Amevec), Asociación Nacional de Zootecnistas (Anzoo), Asociación Colombiana de Facultades de Medicina Veterinaria y Zootecnia (Asfamevez).

Con la anterior información queda claro que se trata de una profesión legalmente reconocida, vigilada, controlada y con centenaria presencia en el país.

Ramón Correa Nieto. Presidente, Consejo Profesional de Medicina Veterinaria y Zootecnia de Colombia.

-Cartas El espectador.

Tomado de: petindustry.co/veterinaria/el-ejercicio-de-la-medicina-veterinaria-en-colombia/